jueves, 11 de febrero de 2016

Pañal fuera

Uno de los temas que nos traen por la calle de la amargura en la maternidad, es el dichoso pañal (y las prisas por quitarlos antes de que empiecen el colegio, habitualmente los tres años).
Entre que nunca vemos el momento de liarnos a ello, que oyes a Fulanita que fatal, Menganita que dos mil lavadoras al día y fregona en mano detrás del churumbel y otras tantas experiencias... a mi, personalmente, me daba pavor enfrentarme a ello con mi hija y con un bebé en casa.
 Yo nunca la veía preparada, no le molestaba el pañal, no quería braguitas, nada...

Al principio, Valeria entraba en rabieta si la ponías en el orinal a hacer caca (de vientre, aguas mayores, po-po... como queráis llamarlo, pero no deja de ser caca), yo la intentaba explicar que si lo hacía sentada, en vez de de pie con el pañal, le dolería menos y no costaba tanto, así que, con mucha paciencia, pasamos de esconderse para hacerla, a poder cogerla y llevarla al orinal, os digo, con paciencia y sin prisa.  
En la guardería traté el tema y me comentaron que teníamos todo este año para ir quitando el pañal, pero que si lo quitaba, lo hiciese de golpe (menos el de por la noche) porque sino se confundían... yo no se si esto se basa en algo científico, pero a nosotras nos ayudó ir sin pañal en casa y seguir usándolo al salir a la calle durante una temporada, dos meses mas o menos, y cuando en casa ya iba ella sola y no nos lo pedía, fue cuando se lo quité en la calle también. No debemos obviar que los niños son muy listos y que al final debemos hacer lo que creamos conveniente, mas allá de cualquier dictamen establecido.

Finalmente, decidimos retirarlo completamente (menos el de la noche) en las vacaciones de Navidad de la guardería, ya que íbamos a pasar muchos días juntas en casa,.. Y nos fue muy bien, con apenas fugas fuera de casa, y pidiéndonos hacer pis. Un alivio. 
Si estáis en pleno proceso, os doy unas claves que nos han ido muy bien, por si os ayudan.



  • Comprar el orinal con antelación. Nosotros lo heredamos de mi sobrino, y Valería se sentó muchas veces por iniciativa propia, así, para conocerse. No queráis comprarlo y que se sienten cómodos el primer día. (Aquí encontraréis varios modelos de Tutete).
  • Colocar el orinal en una zona cómoda, para el niño. Si el se siente mejor usándolo en el salón, pues el salón, si que es verdad que si está en el baño, yo acompañaba a Valeria para que viese que lo normal es usarlo, yo usaba el váter y la animaba a hacerlo ella en el orinal a la vez.
  • Ser abiertos de mente. si el orinal no les gusta nada de nada, probar adaptadores del inodoro, quizás lo asocien mas a hacer sus necesidades en el vater por imitación parental.
  • Dejarles tecnología. A mi hija le encanta ver a Josefa La cerda en la tablet, así que si le sentábamos para que hiciese caca, le dejábamos la tablet y aguantaba mas.
  • Al principio, sentarles cada cierto tiempo, porque de primeras no os pedirán el pis ni nada y se lo acaban haciendo encima, así que cada 5 minutos, luego 10, luego 20... y así progresivamente.
  • Hacer una FIESTA cuando lo consigan hacer bien, si, si, inventad una canción, un baile, poner un tablón con caritas, recompensas... ¡lo que veáis que le motive! ("adiós caca, adiós!!" fue el hit numero 1 en los Cuarenta Mamitales durante un mes en casa)
  • Nunca les regañéis si no lo consiguen, no se deben agobiar ni coger miedo, en el aprendizaje es normal el error/logro, por lo tanto, con tranquilidad, no pasa nada, se le explica donde se hace el pis y la caca y listo, es practica, pero también muuuuuuucha teoría. Quitarle importancia para que niños que sean mas retraídos no empeoren.
  • Comprar ropa interior motivadora, bonita, de sus personajes preferidos, y comprarla de 10 en 10...
  • No tengáis prisa, tener paciencia.
  • La última clave, y mas importante, esperar a que estén preparados, fijaros en las señales, a veces las presiones sociales ("Luis con 15 meses ya no usaba", "Manolo a los 3 días ya no mojaba el de por la noche", "Juanita ya no lleva y es mas pequeña"...) hace que nos adelantemos a su madurez, y lo que, en un niño preparado se consigue en una semana, podemos alargarlo en un infierno de meses, así que TRANQUILIDAD.
Espero que estas pautas os ayuden, yo no soy experta, soy madre, así que seguro que algo no lo hice bien, pero me ha funcionado.

Y vosotros, ¿tenéis alguna otra clave para el éxito para quitar el pañal? Contadme, que aún me queda, para un futuro, su hermano ;)

2 comentarios:

  1. He encontrado ahora mismo tu blog y tengo que decirte que es un espacio encantador, me ha entusiasmado todo, asi que para no perderme ninguna entrada me hago seguidora ahora mismo!!
    Te invito a dar una vuelta por mi rinconcito, espero que tambien te guste!!
    Un Saludo

    ResponderEliminar
  2. Vaya!! A mí me toca ya !!

    Espero que os haya ido bien

    Te sigo en blogger y te invito a seguirme :)

    Besicos

    ResponderEliminar